Pinterest se ha convertido en la red social de imágenes por excelecia, no sólo por su gran capacidad viral, sino también porque supera enormemente la capacidad de otros buscadores de imágenes como Google, ya que los tags y grupos asociados a las imágenes los escriben personas y no máquinas, con lo que las búsquedas hechas a través de Pinterest son siempre más relevantes.

Siendo como es un pastel tan jugoso, nadie que quiera tener visibilidad online debería olvidarse de afilar su cuchillo para cortar una rodaja, y con estos sencillos pasos os enseñaremos cómo hacer que no sólo la rodaja sea grande, sinó que esté recubierta de chocolate y tenga, al menos, dos cerezas.

1. Añade tu sitio web a tu perfil (y verifícala)

Cuando la gente entra en tu perfil de Pinterest, lo primero que ve es la información personal, así que no olvides tener el nombre de tu web bien a la vista.

Google es el dios de internet y guardian de su entrada: si quieres existir, has de caerle bien, con lo que dentro de las nórmas básicas de SEO que siempre es una idea brillante que tu web esté verificada por Google, que además suma puntos de cara a la confianza del usuario. Si no saber cómo hacerlo, Google tiene una extensa documentación al respecto.

2. Añade un link a la descripción

Si bien es cierto que el mismo Pinterest construye automáticamente un puente entre la foto que se ve desde la red social y la página a la que pertenece, nunca está de más ser reiterativo en la información, así te asegurarás de que el lector entre en tu página sí o sí.

3. Llama a la acción

La forma más directa de conseguir que alguien haga algo es decírselo: “Visita la web para más información” y otras formas de call out son geniales para dirigir la acción del usuario hasta tu web.

4. Sé ordenado

Como decía anteriormente, una de las mayores gracias de Pinterest es lo bien tagueado que está por manos humanas, así que no rompas esa harmonía: usa las categorías relevantes a cada tablón.

Hacerlo además te ayudará a aparecer en las búsquedas de otros usuarios.

5. Arrímate a un buen árbol

Porque ya se sabe el dicho: “Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”; así que, ya sabes, comparte tus pines en los grupos más populares que tengan más seguidores para conseguir que más gente clicke sobre tu contenido y llege a tu web.

6. Relevancia, relevancia, relevancia

Una palabra que no me voy a cansar de decir cuando hablamos de márketing online.

Sé relevante. No inundes con información que no tiene nada que ver. Si alguien busca zanahorias y le enseñas una puesta de sol, la descartará. Enseña a la gente lo que quiere ver.

Y, por supuesto, no seas spammer. A nadie le gustan los pesados.

7. Pon imágenes en tu web que sean fáciles de pinear

Obviamente, los usuarios de Pinterest no podrán compartir contenido de tu web si no tienen imágenes que pinear, así que no olvides poner imágenes relevantes que lleven el botón “Pint it” de Pinterest, para facilitar lo máximo posible el enlace. Puedes conseguir el botón de “Pint it” para tu web aquí.

8. Pon descripción a tus imágenes

La descripción de las imágenes es la descripción que aparece asociada a las fotos en Pinterest por defecto. No desperdicies esta ocasión para publicitarte.

9. Pon un pin a la hora que toca

Cada red social tiene sus horas punta, las de Pinterest son de 14h a 16h y de las 20h a la una de la madrugrada. Los sábados por la mañana también es un buen momento para subir pins, siempre y cuando tu target objetivo no tenga una edad en la que es más probable que esté en la cama con resaca.

Monitoriza resultados

Las herramientas de análisis web son nuestras amigas, y están ahí para contarnos qué métodos han funcionado y cuáles no. Por supuesto esto son unas reglas generales, pero han de acabar de pulirse con el simple método de ensayo y error.

Esperamos que este post os haya resultado útil y ¡Dejad un comentario!