Cualquiera que sea la disciplina en la que trabajes, ya quieras hacer un portfolio de fotos, portfolio de diseño, de ilustraciones, o de cualquier otra cosa que seas capaz de hacer, hay que tener en cuenta unos pequeños detalles que te ayudarán a componer el orden y la forma de impactar para construir tu portfolio de la forma más efectiva, ya sea para medios online o para portfolio impreso.

1. Piensa en tu público objetivo

La regla del contenido interesante es aplicable a cualquier cosa en la que quieras que alguien te preste atención.

La regla es muy simple: si quieres que te presten atención, enséñales lo que quieren ver, y no les aburras con lo que tu quieres que vean.

Si se trata de un portfolio online no hay nada más simple que separar los trabajos por categorías, si se trata de un portfolio impreso, es muy importante que tengas en cuenta a quién se lo quieres enseñar: si tu cliente potencial quiere un catálogo de ropa elegante, no le distraigas con una reportaje para la revista Playboy que, aunque te haya quedado estupendo, no tiene nada que ver con el tema.

2. El tamaño importa

Aunque tengas una experiencia increíblemente dilatada y tengas trabajos para aburrir, cíñete a lo que importa. No hagas una selección interminable de fotos, el tamaño más adecuado para un portfolio está entre las 15 y las 20 imágenes.

3. Impacto y memoria

No hay una segunda oportunidad para las primeras impresiones, así que medita con cuidado de qué forma te quieres presentar. La primera imagen de tu portfolio será tu carta de presentación, así que muestra algo de lo que te sientas realmente orgulloso.

De la misma forma, la última imagen del portfolio es la que más se recordará así que guarda este espacio para lo mejor que puedas ofrecer.

4. Coherencia

La parte más difícil de crear un cuerpo de trabajo es encontrar un estilo propio, así que intenta encontrar el tuyo y demostrarlo a lo largo de tu portfolio.

El estilo es lo que diferencia a un arista de otro, aunque ambos tengan aptitudes técnicas similares, siempre habrá algún estilo que empatice más con el director de arte, editor, o persona de recursos humanos. Tu estilo te hace personal, diferente y único, así que no olvides manifestarlo.

5. Presentación

El continente y el contenido tienen una importancia similar, por eso el diseño es tan importante en nuestras vidas: hay que hacer el contenido agradable para la vista. Un mal diseño web o un portfolio que parezca barato no ayuda a crear una buena impresión, así que en caso de duda, déjate aconsejar por profesionales.

Espero que estos sencillos pasos os sean útiles, ¡No olvideis dejar un comentario!